Bandhas, drishti y vinyasa


Bandhas
La traducción es llave, candado, sello o cierre. Esta definición se refiere a cerrar zonas físicas y energéticas por donde se puede perder la energía vital.
Son contracciones musculares sutiles intencionadas en ciertos puntos específicos del cuerpo, con la intención de dirigir o mover las corrientes de energía pránica.
Se dirige el prana por los nadis, así se acumula e incrementa. Esto genera un alto estado de conciencia, el cuerpo sutil se nos revela. Los bandhas conectan el cuerpo físico con el cuerpo sutil. 
Prana: energía vital. Hay dos tipos (dos funciones).

                 
                            Prana                                                                 Apana

Entra
Sale
Absorber, tomar del medio, comer, beber, respirar          
Eliminar residuos, aparato excretor, urinario, menstruación, eyaculación
Inhalación
Exhalación
Hacia arriba (ascendente)                                       
Hacia abajo (descendente)
              Anahat Chakra                                                      

Muladhara Chakra

La fusión de prana y apana cuando ambas circulan por el Sushumna, despierta a Kundalini elevando la conciencia.

Tres bandhas principales
a)      Mula bandha: contracción de músculos perineanos, por delante y arriba del ano
b)      Uddiyana bandha: contracción y elevación de musculatura 3 cm debajo del ombligo
c)      Jalandhara bandha: contracción del frente del cuello, llevando el mentón al esternón, y el esternón al mentón, cerrando la glotis.
 Los bandhas trabajan sobre redes de nervios y vasos sanguíneos, produciendo estados de calma y concentración mediante la estimulación.
Mula y uddiyana se mantienen durante toda la práctica, jalandhara se activa sutilmente con la respiración ujjayi, pero se produce completo solo en algunas posturas (adhomukha svanasna, dandasana, padmasana, etc)

Mula Bandha
Mula se traduce como “raíz”. Es la llave ubicada en la base del arbol nervioso, en la columna vertebral.
Es la contracción y elevación de los músculos perineanos (perineo) en el suelo pélvico. Estos músculos actúan por separado. Hay tres movimientos:
a)      contraer y elevar los músculos esfínter y elevador del ano
b)      contraer y retraer la uretra, parte frontal del perineo (contracción que se produce al terminar de orinar)
c)      elevar el centro del perineo (entre el ano y los genitales). Este es el verdadero mula bandha y tiene ubicación diferente en hombres (2 cm adentro del perineo) y mujeres (cuello del útero)


Mula bandha coincide con el Kanda, una formación del cuerpo sutil, que es la raíz de los 72000 nadis.
Una buena comparación para comprender la función de este bandha es visualizar una manguera representando la columna vertebral. La manguera colocada hacia abajo deja salir el agua por la punta, si colocamos una mano cerrando la base el agua no puede escapar. La mismo hace Mula bandha. 

También puede interesarte este enlace Mulabandha.

Uddiyana bandha
La traducción es “vuelo ascendente”
Es la retracción y elevación de la musculatura que está por debajo del ombligo.
En su expresión completa, Uddiyana Bandha se lleva a cabo al exhalar completamente, elevando el diafragma y generando un potente vacío del abdomen. Se utiliza así en la fase de retención en los pranayamas (kumbhaka). En Ashtanga Vinyasa se debe mantener de una forma mas sutil pues no trabajamos retenciones.
En la inhalación se debe aspirar el bandha hacia atrás y arriba, de esta forma se sujeta el centro del cuerpo liberando la zona intercostal torácica para que los pulmones se expandan llenando espalda, pecho y costillas. En la exhalación  se provoca la contracción de la zona para lograr el vaciado de los pulmones.
Uddiyana provoca movimientos hacia arriba.
Asociado con Mula Bandha, trabajan a la par.
Protege la columna vertebral lumbar y sostiene los órganos de la cavidad del abdomen.

También puede interesarte este enlace Uddiyana Bandha.

Jalandhara bandha
Jalandhara significa “red”, hace referencia a la contracción y leve presión producida en la red de arterias y nervios ubicados en la parte frontal del cuello.
Es la contracción frontal del cuello, elevando el pecho y descendiendo el mentón hasta presionar levemente. Se realiza en determinadas posturas, pero con la fricción que produce la respiración Ujjayi se activa sutilmente este bandha.

Drishti

Cada asana del sistema de Ashtanga Yoga contiene un punto de observación en el cual concentrarse.
Existen nueve dristis y cada uno tiene la finalidad de conducir la mirada hacia el interior, provocando a su vez la interiorización de los sentidos o Pratyahara. Los dristis son los siguientes:


  • Nasagrai (la punta de la nariz)
  • Angusta ma dyai (los pulgares)
  • Broomadhya (el tercer ojo o entrecejo)
  • Nabi chakra (el ombligo)
  • Urdhva (hacia el cielo)
  • Hastagrai (la mano)
  • Padhayoragrai (los dedos de los pies)
  • Parsva (lejos, hacia la izquierda)
  • Parsva (lejos, hacia la derecha)
Al utilizar la disciplina impuesta por los dristis, la mente se centra y los alumnos aprenden a mirar "hacia dentro". Así se inicia el desarrollo de la concentración (Dharana) y la meditación (Dhyana), las ramas sexta y séptima de Ashtanga.

Vinyasa


La esencia del elemento vinyasa en Ashtanga Yoga es la sincronización entre la respiración y el movimiento. En vinyasa, la técnica respiratoria denominada "Respiración Libre" o “Ujjayi: respiración victoriosa” inicia el movimiento, y luego éste y la respiración fluyen al unísono. La característica de la respiración es el suave sonido sibilante que emite; las inhalaciones y exhalaciones se realizan por la nariz. Como si bebiésemos el perfume de una rosa, el aire es conducido hasta la parte posterior de la garganta, donde una ligera contracción de los músculos que rodean la glotis regula el flujo. Pero es imprescindible inhalar y exhalar la misma cantidad de veces y durante idénticos períodos, puesto que esta igualdad marca el ritmo y los aspectos meditativos de Ashtanga Yoga.
Cuando practicas ujjayi descubres la relación integral entre la respiración y los bandas; cada uno de ellos actúa como obstrucción o sello, y dirige las cualidades pránicas de la Respiración Victoriosa. El control de los bandhas requiere un equilibrio entre fuerte y suave, no un cierre compelto, y su correcta aplicación liberará la respiración, provocando un efecto sumamente positivo, fuerza interna y ligereza corporal.

Sincronizar respiración y movimiento
Vinyasa

En una traducción directa del sánscrito de la palabra vinyasa, vi significa “ir”, “mover”, “echar hacia delante”, “concebir” o “comenzar desde”, mientras que nyasa significa “colocar”, “plantar” o “postración”. Gracias a su investigación de los orígenes de esta forma de yoga, el gurú Shri Krishnamacharya, y quien entonces era su alumno, Shri K Pattabhi Jois, actual gurú del Ashtanga Yoga, descubrieron dos factores importantes. Primero, que todas las asanas o posturas están unidas en una secuencia exacta, y segundo, que al entrar y salir de cada asana se produce un número preciso de transiciones sincronizadas entre la respiración y el movimiento.

En su libro Yoga Mala, Shri K Pattabhi Jois detalla el modo en que cada asana comienza con Samasthitih (el alumno está de pie, listo para sincronizar movimiento y respiración) y finaliza en idéntica postura, con un número exacto de transiciones sincronizadas, o vinyasas, en medio.

Estos principios son introducidos desde el comienzo con Surya Namaskara A que incluye nueve movimientos sincronizados con la respiración (vinyasas). Por una cuestión de simplificación, las posiciones reciben diferentes nombres, pero en realidad estamos contando las transiciones desde una posición a la siguiente dentro de la secuencia.

Estos principios conforman la base de la práctica de Ashtanga Yoga y son responsables de la creación de un sistema conocido por sus elegantes y fluidas secuencias de transiciones y posturas “entrelazadas con el hilo de la respiración”. Los tres componentes básicos que convierten estos principios en vinyasa son el ujjayi (respiración victoriosa), los bandas y los dristis. Cuando se unen los tres, los alumnos alcanzan tristana.


A partir de ese momento, quienes practican Ashtanga Yoga pueden pasar a las ramas sexta y séptima de Ashtanga: la concentración y la meditación.